Historias de adopción - ¿Cómo está … Azahara?

Diciembre 2020 - artículo del APAC web team

 

En la serie de Historias de Adopción nos ponemos en contacto con personas que han adoptado un perro o un gato de APAC para saber cómo han sido sus vidas desde que se convirtieron en miembros de la familia.

 

En esta edición Richard comparte sus experiencias del primer año con su nueva compañera Zaza. Zaza, antes conocida como Azahara, fue adoptada de APAC en enero de 2020 y se ha puesto muy cómoda en su nuevo hogar.

Zaza después de ser encontrada vs. Zaza en su nueva casa (contemplando qué artículos robará)

Richard escribió sus memorias sobre cómo Zaza llegó a su vida:

¡Abril de 2019 era mi momento!

Después de haber trabajado en la hostelería durante cuarenta y dos años, mi jubilación llegó en la primavera de 2019 y ahora tenía la oportunidad de ser libre y viajar, pero más importante aún, la oportunidad de pasar más tiempo con mi familia en el Reino Unido.  De ninguna manera quería la responsabilidad de un perro de cualquier tipo. Ese año había organizado cuatro viajes al Reino Unido y varios viajes a Valencia y Portugal. Me las arreglé para pasar la Navidad con mis hijos y nietos, que fue la primera vez en casi veinte años.

Viajé de vuelta a España el 30 de diciembre y allí estaba sentado en mi salón este perro tirillas que parecía un Sphynx pero del tamaño de un pequeño pony. Supuestamente, estaba aquí en un programa de acogida de 3 días. Nadie me había pedido permiso, pero eso no parecía ser un problema, ya que estaba en adopción y si se creaba un vínculo, se iría a Portugal a vivir a la granja de mi compañero, donde había espacio para que corriera y fuera feliz. Bajo esas premisas no tenía ningún problema.

Se sentó en una manta en la esquina del salón y me miró fijamente a mí y a ella durante las tres horas siguientes. A la hora de acostarse, mi compañero la quería en la habitación, pero yo me negué. Un perro tiene su lugar y yo necesito el mío también.

Este perro nunca ladró... eso fue muy extraño, pensé.

La rutina comenzó con una caminata matutina a las 8.30 a.m. para las abluciones... no la mía, sino la de ella. Esto se repitió a las 5 pm. Pasó la mayor parte del primer día durmiendo o mirándome, pero aún así no hizo ningún ruido.

La principal preocupación era lo delgada que estaba, así que hicimos una cita para que la revisaran en el veterinario. Treinta minutos después y con 100 euros menos en mi bolsillo se confirmó que estaba bien. La semana siguiente fue de prueba y error para conseguir que comiera una cantidad razonable.... lo que sea para un perro de ese tamaño. Nadie lo sabe realmente y todos dijeron que ella comería si tenía hambre.

Pobre Zaza, la habían llevado al hotel para perros ‘El Rey de la Casa’ hace dos años cuando la encontraron en la autopista vagando y temblando. Era alta y delgada como una modelo de Vogue y muy tímida, así que nadie la quería. Tenía una nariz larga y puntiaguda, pero cuando estaba de pie era tranquila, elegante y casi regia... un poco como la familia real... un poco desordenada.

Es muy entrometida... se para en la terraza o en la puerta mirando a todos los que pasan por mi casa... luego vino la etapa de Houdini de tratar de escapar. Después de cinco intentos, y yo persiguiendo a un perro a velocidad de galgo, lo cual no era divertido para un hombre de 66 años, construí el metro y medio de recinto para mantenernos a ambos a salvo.

Tres meses más tarde y todavía no hay señales de Portugal. Que puñetera que es la vida.

Ahora mi chica se ha convertido en una ladrona. Robando y corriendo por mi jardín con todo tipo de artículos incluyendo ropa interior, calcetines y almohadas.  Para que todos mis vecinos la vean o cualquiera que pase.

Entonces el Covid ya estaba sobre nosotros y nos confinamos en nuestras casas... WOW podía salir como si tuviera un perro. Qué suerte... cuatro paseos al día.

Así que ahora sólo estábamos Zaza y yo y el tímido perro comenzó a entrar en su propio mundo.

En el parque de perros todos la conocen y le encanta correr a todas horas, es la reencarnación de Carl Lewis. No es una perra que le lanzas una pelota y la recupera, pero si puede robar la pelota de otro perro, se burla de él corriendo y ellos la persiguen.  Fue en el parque donde la oí ladrar por primera vez mientras jugaba, pero aún así en casa es el perro tranquilo que conozco y nunca ladra...

Es la compañera ideal o simplemente inteligente... ¿quién sabe?

Estoy seguro de que muchos de ustedes han pasado los últimos meses haciendo tareas domésticas y una de mis tareas fue hornear. 

Zaza claramente disfruta que yo también use el horno. La tarta de Lemon Drizzly acaba de salir del horno y se habia dejado a un lado para que se enfríara. .... olia que alimentaba... y estaba deseando probarla...

Zaza se adelantó, cuando me di la vuelta, cogió por banda la tarta y se comió los 700 grs que pesaba y si quedó alguna migaja suelta fue un milagro.

Cuando le pregunté qué había hecho, me miró de forma inocente y apartó la cabeza como si dijera que no era ella, sino el hombre del saco que vino y se llevó la tarta.

En conclusión, tener un perro de opción puede ser un shock, pero también es como tener... un niño divertido.

Se convierten en tu compañía y en tu rutina.

En cierto modo me gusta que no pueda hablar porque sé que le diría a todos lo que digo, ya que a menudo hablo en voz alta conmigo mismo o tal vez se lo estoy diciendo.

Once meses más tarde y nos llevamos bien, somos como una vieja pareja casada.

¿Qué más puedo decir?

¡Gracias, Richard, por darnos una impresión de tu vida con Zaza! ¡Tú y Zaza tenéis un vínculo maravilloso y os deseamos muchos más años felices juntos!

Datos de contacto

 

Avenida Germanies, 20,

03560 El Campello

Tel: 693 69 86 86

Organización benéfica: 3817

NIF: G03842655

Enlaces

  • Facebook
  • APAC's YouTube channel
APAC Privacy Policy/La Política de Privacidad

Socios

Eurocan Campello

© 2020 APAC Campello